fbpx Saltar al contenido

Consejos para estudiantes universitarios: estudiar mejor y disfrutar más

La universidad es una etapa de la vida llena de oportunidades para los estudiantes, desafíos y experiencias. Para aprovecharla al máximo, es importante tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a estudiar mejor y disfrutar más. Aquí te presentamos algunos de ellos:

Consejos para estudiantes universitarios

Encuentra tu forma de aprendizaje más eficiente

Cada persona tiene una forma de aprender diferente, según los sentidos que utiliza más para procesar la información. Algunas personas son más visuales, otras más auditivas, y otras más kinestésicas. Identificar tu forma de aprendizaje más eficiente te permitirá adaptar tu plan de estudio a ella, usando los recursos y las estrategias más adecuadas para ti. Por ejemplo, si eres visual, puedes usar colores, imágenes, gráficos, etc. para facilitar tu comprensión y memoria.

Escoge un lugar tranquilo, ordenado y con buena iluminación para estudiar

El ambiente en el que estudias influye mucho en tu rendimiento y concentración. Por eso, es importante que escojas un lugar que te proporcione las condiciones óptimas para estudiar. Busca un lugar que sea tranquilo, donde no haya ruidos ni interrupciones que te distraigan. También que sea ordenado, donde tengas todo lo que necesitas a mano y no pierdas tiempo buscando cosas. Y que sea bien iluminado, donde puedas ver bien lo que lees y escribes, y no te canses la vista.

Corta el tiempo de estudio en trocitos de no más de 30 minutos, y toma descansos breves entre ellos

Estudiar durante horas seguidas no es la forma más efectiva de aprender. De hecho, puede ser contraproducente, ya que tu atención y tu memoria se van reduciendo con el tiempo. Lo mejor es que cortes el tiempo de estudio en trocitos de no más de 30 minutos, y que tomes descansos breves entre ellos, de unos 5 o 10 minutos. Así, podrás relajar tu mente, oxigenar tu cerebro, y consolidar la información que has estudiado. Además, podrás mantener tu motivación y tu interés por el estudio.

Crea una rutina de estudio y síguela con disciplina

La organización es clave para el éxito académico. Por eso, es importante que crees una rutina de estudio y que la sigas con disciplina. Esto implica que establezcas horarios fijos para estudiar, que te adapten a tu ritmo y a tus obligaciones. También que definas objetivos claros para cada sesión de estudio, que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales. Y que te recompenses por cumplirlos, dándote algún premio o capricho que te haga sentir bien y te anime a seguir adelante.

Repasa lo que has estudiado al final de cada sesión, al día siguiente y antes del examen

El repaso es una de las técnicas de estudio más importantes, ya que te permite reforzar tu memoria y evitar el olvido. Por eso, es recomendable que repases lo que has estudiado al final de cada sesión, haciendo un resumen mental o escrito de lo más importante. También que repases al día siguiente, para fijar lo que aprendiste el día anterior. Y que repases antes del examen, para refrescar lo que ya sabes y aumentar tu confianza.

Utiliza técnicas de estudio activas

Estudiar no es solo leer y memorizar, sino también comprender y aplicar. Por eso, es importante que utilices técnicas de estudio activas, que te impliquen en el proceso de aprendizaje y te hagan pensar. Algunas de estas técnicas son hacer resúmenes, esquemas, mapas mentales, preguntas, etc. que te ayuden a sintetizar, organizar, relacionar y recordar mejor el contenido. También puedes usar ejemplos, ejercicios, casos prácticos, etc. que te ayuden a poner en práctica lo que has aprendido y a comprobar tu nivel.

Busca fuentes complementarias de información

Estudiar no es solo limitarse a lo que dice el libro o el profesor, sino también buscar fuentes complementarias de información que te permitan ampliar y profundizar tus conocimientos. Puedes consultar libros, artículos, videos, podcasts, etc. que traten el tema que estás estudiando desde diferentes perspectivas y enfoques. Así, podrás tener una visión más completa y crítica del tema, y aprender cosas nuevas e interesantes que te aporten valor.

Participa en clase

La clase es un espacio de aprendizaje donde puedes interactuar con el profesor y con tus compañeros, y donde puedes aprovechar al máximo el tiempo. Por eso, es importante que participes en clase, haciendo preguntas, comentarios, aportaciones, etc. que te mantengan atento y motivado, y que te permitan resolver tus dudas y expresar tus opiniones. Además, participar en clase te ayudará a mejorar tu comunicación, tu autoestima y tu relación con los demás.

Colabora con tus compañeros

Estudiar no es solo una actividad individual, sino también colectiva. Por eso, es importante que colabores con tus compañeros, formando grupos de estudio, compartiendo apuntes, recursos, consejos, etc. que enriquezcan tu aprendizaje. Estudiar en grupo tiene muchas ventajas, como que puedes aprender de los demás, que puedes enseñar a los demás, que puedes resolver problemas juntos, que puedes apoyarte mutuamente, etc. Eso sí, asegúrate de que el grupo sea serio, responsable y comprometido.

Cuida tu salud física y mental

Estudiar no es solo una cuestión de inteligencia, sino también de salud. Por eso, es importante que cuides tu salud física y mental, durmiendo bien, alimentándote de forma equilibrada, haciendo ejercicio, relajándote, etc. que te ayuden a estar en óptimas condiciones para estudiar. Dormir bien te ayudará a descansar tu cerebro, a consolidar tu memoria y a mejorar tu rendimiento. Alimentarte de forma equilibrada te ayudará a tener energía, a nutrir tu cerebro y a prevenir enfermedades. Hacer ejercicio te ayudará a liberar estrés, a oxigenar tu cerebro y a mejorar tu ánimo. Relajarte te ayudará a calmar tu mente, a reducir tu ansiedad y a aumentar tu concentración.

Disfruta de tu paso por la universidad – sus vidas de estudiantes

La universidad no es solo estudiar, sino también vivir. Por eso, es importante que disfrutes de tu paso por la universidad, sonriendo, haciendo amigos, participando en actividades, etc. que te hagan sentir feliz y realizado. La universidad es una etapa de la vida única, donde puedes conocer gente, aprender cosas, descubrirte a ti mismo, etc. No la dejes pasar sin aprovecharla al máximo. Recuerda que el equilibrio entre el estudio y el ocio es la clave para el bienestar.